Seleccionar página

Y otro miércoles dándole pandereta a la analítica. Y con embudos de conversión ni más ni menos. Eso sí, para Dummies (como yo :D).

 

 

Vamos a hablar de embudos de conversión súper relacionado con los canales de adquisición.

¿Te suena a chino? Pues lee un poco más que te va a quedar clarísimo.

 

 

Vamos a continuar la recién instaurada tradición de empezar los post con un vídeo de menos de 1 minutos explicando de qué vamos a hablar, así que…

¡Dentro vídeo!

 

 

¿Qué son los embudos de conversión?  

 

Los embudos de conversión son una forma de definir la ruta que hace un usuario en tu web desde que entra hasta que completa un objetivo que previamente hayamos definido.

En ese camino desde entrar a la web hasta hacer la conversión hay una serie de pasos en los que, poco a poco se van “perdiendo” usuarios. Así, el concepto de embudos es absolutamente gráfico de lo que hablamos.

 

 

¿Por qué son útiles los embudos de conversión?

 

Hay muchas cosas que puedas hacer con los embudos de conversión y SÓLO con los embudos de conversión, aunque al final a casi todos nos interesa sobretodo 2.

  1. Detectar puntos de fuga.
  2. Detectar los mejores canales.

 

Detectar puntos de fuga

 

Cuando hablamos los puntos de fuga nos referimos a algún paso del embudo en el que un número inusual de los usuarios se pierdan.

Los ejemplos más típicos los vemos en lo eCommerce.

1- Imagina que en el funnel de una tienda de maletas un número inusual de usuarios se pierden nada más entrar en la web.

O bien la web no está satisfaciendo la intención de búsqueda del usuario o bien es terriblemente fea y no genera confianza.

2- Imagina que en esa misma tienda de maletas la mayoría de los usuario se pierden en la ficha de productos.

Muy posiblemente no tienes el tamaño/color/marca que busca o no lo informas correctamente.

3- Imagina que los usuarios se están perdiendo ya con el carrito lleno.

Seguramente haya costes ocultos o el formulario de compra es demasiado aburrido.

Pillas la idea, ¿Verdad?

 

Cómo puedo solucionar lo de los punto de fuga

 

Necesitas 2 cosas:

Tener tu embudo de conversión hecho.

Conocer los benchmark de tu sector.

Sabiendo los números y % normales en tu sector podrás compararlos con los tuyos, identificar los puntos de fuga, analizarlos y buscar soluciones. Tienes que buscar esos datos y ahí no te puedo ayudar.

Con el embudo te voy a ayudar más adelante 🙂

 

Detectar los mejores canales

 

La segunda parte del binomio es esta: Ver que tipo de tráfico está funcionando mejor.

Esto es especialmente relevante si conseguimos el tráfico pagando. Descubrir que los montones de tráfico que compras en Google no convierten es un drama, por ejemplo.

Del mismo modo, descubrir que el tráfico “gratuito” de redes sociales te funciona como un tiro es una gran noticia y una llamada a mejorar ese canal.

Para eso sólo necesitas tener tu propio embudo de venta bien hecho y un poco de sentido común.

 

Vale, me has convencido, ¿cómo hago ese embudo?

 

Esto empieza a coger temperatura.

Para esto tienes varias vías y si tiene correctamente configurados todos los objetivos (y objetivos intermedios) en tu cuenta de Google Analytics puedes usar la propia herramienta para ver embudos súper chulos.

Por ejemplo, entrando en Conversiones > Objetivos > Flujo de objetivos > Agrupación de canales predeterminada puedes ver un embudo de conversión chulísimo.

 

 

Sin embargo, no te da toda la información relevante y necesitas que todos tus objetivos intermedios estén configurados de forma cojonuda.

Otra opción para encontrar información relativa a los embudos dentro de Analytics es en Conversiones > Embudos multicanal > Rutas de conversión principales > Ruta de interacciones > 1 o más.

 

 

 

El resultado es un informe súper intuitivo de entender que te ordena de mayor a menor tus principales fuentes de consecución de objetivos.

Te dejo una imagen de un cliente para que te hagas una idea:

 

 

Cuál es el embudo que a mi me gusta

 

Mi embudo favorito se lo he “robado” a Gemma Muñoz, y más concretamente a este artículo de su blog que me parece una maldita pasada.

Por mi parte sólo añado un cambio sensible, que es quitarle la forma típica de embudo para comparar más fácilmente las magnitudes.

Te pongo un ejemplo del resultado final de uno de mis clientes:

 

 

En este caso se trata de un blogger y el objetivo que estábamos investigando en esta ocasión es el registro a uno de sus cursos.

Los objetivos intermedios tenía sentido que se centraran en métricas de usuario, pero debes adaptar tus objetivos intermedios en función de tu negocio.

Aquí, de forma visual y muy rápida descubrimos que del paso 1 al 2 hay una grandísima fuga y habría que averiguar por qué.

 

Te diría la solución para este caso concreto, pero aún estamos trabajando en ella. Seguiremos informando 😀

 

Otra de las cosas que vemos muy claramente es que el email al principio es un canal absolutamente minoritario pero termina convirtiendo como un maldito cañón. ¡Súper interesante!

Pasa lo mismo con las redes sociales. Al principio son un “cagüto” pero va cogiendo fuerza según van bajando.

Por su parte, el SEO que domina absolutamente la parte de arriba del embudo pierde fuerza según va bajando.

Para montarlo, con seguir el post de Gema lo tienes hecho, pero si no te aclaras ponlo en los comentarios y lo explico aquí también paso por paso 🙂

 

¿Qué tendrías que hacer ahora?

 

Pues como siempre, ¡poner en práctica!

Si la semana pasada estableciste bien los objetivos de tu web ahora tienes que crear tu propio embudo de conversión y sacar conclusiones.

¿En qué pasos se te caen los usuarios? ¿Por qué?

¿Qué canales son los que mejor te convierte? ¿Cómo los puedes empoderar?

¿Qué canales son los que peor te convierten? ¿Lo puedes arreglar? ¿Son de pago?

Al final hay muchas decisiones súper importantes que tomar, así que ¡a compartir el post y crear tu propio embudo de conversión! 😀