Seleccionar página

Con este post acabamos la serie sobre blogging basada en el curso de Ángel Alegre, Idea2Blog.

Durante algo más de 1 mes he visto las 13 horas, 49 minutos y 24 segundos de vídeo de su curso (si mi toggle no miente) y lo he puesto todo en práctica.

¡Casi nada!

 

 

En esta última entrada te quiero hablar de la lección que Ángel deja para el final y que considera su arma secreta.

El Guest Posting.

 

 

Antes de entrar en harina quiero hablarte de la primera vez que escribí a alguien para una colaboración.

Ocurrió hace unos 3 años, cuando empezaba el blog de fitness con el que me estrellé estrepitosamente, y enseguida entenderás parte de los motivos.

Para colaborar escribí un email a un youtuber, Marcos, con unos 80.000 seguidores.

Esa fue la primera vez que interactúe con él (nada de hablar con él por redes, difundir su contenido, ni nada parecido) y encima, el email era un tocho brutal de unas 700 palabras.

 

Esta cara se le debió quedar al pobre.

 

Escribí a otro puñado de influencers y tuve una espectacular tasa de respuesta:

 

 

0%

 

 

Ni una sólo persona me contestó si quiera. ¡Un desastre!

 

¿Y qué tiene que ver escribir mal y contactar peor con los Guest Post?

 

Pues todo.

Todo porque, a la hora de escribir un Guest Post sólo importan 2 cosas:

  1. Tienes que escribir contenido épico.
  2. Tienes que conectar con la gente como es debido.

 

Escribir contenido épico

 

En el primer sitio en el que tienes que escribir contenido épico es en tu blog.

Así, la persona a la que se lo vas a pedir verá que sabes escribir post “pata negra” que quiera tener también en su blog.

Ya te conté todo sobre cómo escribir post épicos aquí:

 

 

 

 

Conectar con la gente como es debido

 

Antes de pedir un favor a alguien deberías hacer cosas por él.

Y si no lo tienes claro, déjame que lo ponga blanco sobre negro: que te dejen escribir en un post en un blog que funciona, es un súper favor, por mucho que ganen las 2 partes.

Además de hacer cosas por esa persona antes de pedir, deberías contactar de la forma adecuada.

Tú, cómo sigues asiduamente este blog tampoco deberías tener un problema para eso, porque ya te conté todo sobre cómo hacerlo aquí:

 

 

 

Bueno, okey, todo no.

En este post te dejé una plantilla para hablarle a un influencer de tu proyecto, y ahora necesitas una para pedir un Guest Post.

Ningún problema, te dejo aquí un email real que le mandé a Rubén Alonso precisamente para eso, escribir un post en su blog:

 

 

¡Y eso es todo!

 

No hay mucho más que te pueda contar sobre los Guest Post.

Bueno a ver, podría llenarlo de paja para sumar palabras y que posicione mejor en google, pero ya sabes que ese no es el estilo aquí.

Prefiero que uses ese tiempo en hacer en vez de en leer.

Sí aun así, te dan igual mis preferencias y quieres leer más, te dejo aquí 2 artículos sobre Guest Posting que me molan: uno en español y otro en inglés.

 

 

Llevó sólo 600 palabras, pero don´t panic, no te voy a dejar sin el post de hoy tan rápido, voy a utilizar esto para hacer crítica social.

 

Hay mucho estrellado por ahí suelto

 

A ver cómo escribo esto sin calentarme demasiado:

Los bloggers que ni contestan a los emails o contestan feo me dan una pereza terrible.

Desde que he empezado esta aventura, e incluso algo antes, he contactado por email con 70 o 80 bloggers fácilmente.

Me han dejado mal sabor de boca los menos, los muchos menos, pero es que esos dan una pereza de narices.

Me he encontrado, sobretodo, 3 tipologías:

 

“Leo tus emails, e incluso los leo varias veces, pero olvídate de que conteste”

 

Estos me dan especial rabia, trackeo todos los emails que envío desde hace mucho tiempo y me llega un aviso cuando alguien abre uno de mis emails.

Yo también voy hasta arriba y muchas veces paso por alto o se me olvidan emails, pero cuando ocurre 4 o 5 veces, empieza a oler a patrón.

Mal chicos, muy mal.

 

“Te contesto, pero a la décima, y de malas maneras”

 

Ojo, no me refiero a que me digan que no, he recibido noes de todos los colores:

Desde el clásico ahora me pillas mal, al no me interesa o sencillamente, no me gusta la que me propones.

Respect tío, estoy bien con eso. ¡Ningún problema!

Me refiero a respuestas pretenciosas o mandando a paseo de malas maneras o, incluso, faltando al respeto. He leído cada cosa que dan ganas de matar.

Mal chicos, muy mal.

 

“Claro, pero tienes que pasar por caja y no va a ser barato”

 

Este es el que menos me jode de los 3, pero el más típico de los Guest Post.

Entiendo que cada uno hace por monetizar con su blog como quiera, pero sobretodo, con los blogs personales (en el caso de nichos, es otra historia) queda feo ¿no?

Echa una mano o simplemente di que no.

A todos vosotros: sois una pereza

Todos estos casos me los he encontrado con gente que está arriba; la minoría, que quede claro.

De verdad, el karma digital existe. A todos vosotros, capullos del digital: Recapacitad.

 

 

 

 

Podría dar muchas razones por las que colaborar con la gente que viene de abajo, con los guest post y en general es una buena idea, pero vamos a dejarlo en fríos datos.

Casualmente la última semana he estado analizando los 75 mejores post (los que más tráfico conseguían) de uno de los bloggers más puto amos en habla hispana:

 

 

 

 

He revisado un montón de cosas de estos artículos y me he quedado flipado con un dato en concreto:

El maldito 30,66% de estos artículos son Guest Post.

1 de cada 3.

Si eso no es un win-win de manual para el que pone el post y el que pone el blog, que venga Dios y lo vea.

Si este tipo de cosas no os hacen recapacitar capullos del digital, no hay forma de rescataros.

 

Ahora sí ¡esto es todo!

 

Con esto, cerramos la serie de post sobre blogging y nos preparamos para empezar el siguiente bloque, el de analítica.

Sin embargo, antes de empezar con esos artículos dentro de 2 semanas estoy preparando una sorpresita para la próxima.

Para averiguarlo vas a tener que dejarme tu email aquí abajo para que seas el primero al que le mande el email el miércoles que viene 🙃👇🏼