Seleccionar página

La semana pasada inauguramos el bloque de lanzamiento de un producto digital hablando de lo básico de estos procesos y que tipos hay y hoy vamos a hablar del pre-lanzamiento.

 

 

En este post vamos a hablar de cómo fue el pre-lanzamiento de uno de mis clientes, el ya famoso Luis, y que puedes sacar en claro de eso para tus propios lanzamientos.

 

 

Antes de meternos en harina, te pongo en situación

 

¿Te acuerdas del título del post pasado en el que inauguramos este bloque?

Cómo hacer un lanzamiento cuando no eres Franck Scipion.

Pongo esto por delante para hacerte una revelación: cada lanzamiento es un mundo y dependiendo de tu situación deberás hacer unas cosas u otras.

Por eso, y para que veas más claramente si puedes copiar este lanzamiento o tienes que adaptarlo a tus circunstancias, primero te quiero hablar de las de Luis:

1- Luis es una figura súper bien posicionada en su sector.

2- Luis está en un nicho muy específico en el que tiene especial sentido vender formación.

3- Luis (y su nicho en general) no se sienten cómodos con las estrategias de marketing más agresivas.

4- Luis lleva viviendo de su web unos meses, en los que ha logrado empezar a monetizar su comunidad.

5- Luis recibe unas 5.000 visitas al día.

6- Luis tiene unos 10.000 suscriptores.

7- Luis no había hecho hasta ahora un lanzamiento como tal.

8- Luis quería hacer un lanzamiento de hoy para mañana para validar varias hipótesis.

 

¿Qué es lo primero que hicimos?

 

En primer lugar, nos sentamos a ver cuales eran sus objetivos, qué información tenía de su audiencia y cómo era el producto que íbamos a lanzar.

Aquí llegó la primera sorpresa: Luis tenía unos objetivos razonables y razonados, muchísima información de su audiencia y tenía bastante claro que producto quería lanzar, con un pero, no tenía claro si era mejor una suscripción mensual o un pago único.

Esto, si trabajas con clientes (y si no, creeme) no es para nada habitual. Para nada.

Esta claridad de ideas en la reunión preliminar puso todo mucho más de cara y nos dejó en una situación perfecta para empezar a trabajar.

 

Ahora sí, nos metemos en harina: Data Mining

La Data Mining o minería de datos es un proceso propio de la estadística y la otras disciplinas que consiste en el análisis de grandes volúmenes de datos.

 

 

Uso el término aquí porque me resulta muy gráfico para hablar del proceso de investigación que hicimos:

  • Analizamos y sintetizamos todo el feedback de suscriptores.
  • Analizamos y sintetizamos toda la información web en Analytics.
  • Analizamos y sintetizamos la información que tenía de la competencia.
  • Analizamos y sintetizamos toda la información que tenía de sus actuales clientes.

En definitiva, barrimos hasta debajo de las alfombras para juntar y curar toda la información que teníamos del negocio antes de hacer nada.

 

¿Te suena el término infoxicado?

 

Este término muy de moda en el mundillo del marketing se suele definir así:

 

 

Pues cuando juntamos toda la información, ese era nuestro estado, si no teníamos 100% claro qué buscábamos y para qué, podríamos pasar semanas mirando datos en balde.

Algunos de los datos que queríamos recoger eran:

  • Qué había animado a sus clientes a comprar.
  • Qué les gustaba más del producto de Luis.
  • Qué punto de precio hacía más rentable pasar de pago recurrente a pago único.
  • Cuales eran los principales puntos de dolor de los suscriptores de Luis.
  • Cómo eran los productos de la competencia.

Con esos datos y el knowhow de Luis estabamos en una buena situación para diseñar un lanzamiento mínimo viable con el que llegar muy rápido a la venta y recabar mucha más información.

 

Diseño del nuevo producto y de la landing para el lanzamiento

 

En cuanto al producto, y siempre con la premisa de ser súper ágiles decidimos acotar su anterior producto, cambiar el tipo de pago de recurrente a único (con la investigación vimos que iba a ser, con toda seguridad, más rentable) y ponerle un lazo listo para vender.

En cuanto al diseño de la página de aterrizaje, empleamos la fórmula más versátil que conozco para landing medianas o largas, la PASTOR.

Si tu también quieres usarla, estás de enhorabuena, porque tengo un post entero hablando de esta fórmula de copywriting 😀

 

 

Con el producto definido y la landing lista sólo quedaba hacer el lanzamiento propiamente dicho… peeeeero eso te lo contaré en el próximo post.

Así que, ¡mantente conectado! 😀

 

¿Qué vas a leer en las próximas semanas?

 

Como sabes, publico un post todos los miércoles (salvo si son festivos, que además de autónomo soy humano :D) y durante las próximas tres semanas te voy a traer:

  1. La previa: Como preparamos el lanzamiento de Luis. [este post]
  2. El día D y la hora H: Nos tiramos a la piscina y hacemos el lanzamiento.
  3. La resaca: Todo lanzamiento tiene un post-lanzamiento. ¿Qué ocurrió con el de Luis?

Si no quieres perderte ninguno (y no deberías, ¡que son la bomba!) ya sabes, suscríbete abajo y te lo mando todos los miércoles a tu email 🙂